THE OTHERNESS: NUNCA JAMÁS SUBESTIMEN A LOS CHICOS x

the otherness feel the soul poster

*originalmente publicado por John Robb para LOUDER THAN WAR.

(THE OTHERNESS es un grupo de rock oriundo de La Patagonia, Argentina y está de gira por Reino Unido y Europa).

Todos estamos de acuerdo en que la gente alrededor del mundo está atrapada en una
vida diaria de preocupaciones y estrés. Por supuesto, también estamos de acuerdo
en el hecho de que nadie necesita una banda de rock and roll que salve al
planeta. Sin embargo, cuando se trata de la música, algunas cuestiones no pueden
ser ignoradas.

La Música siempre ha reflejado la sociedad: violencia, codicia, injusticia,
superficialidad; amor, belleza, paz, empatía, trascendencia, significado. A fin
de cuentas, estas son expresiones de la materia, que es energía meramente
condensada en una vibración dinámica. Una energía que experimentamos
subjetivamente entre la sumatoria de consciencias que interactúan en el Ser -tal
como la música, los artistas, la industria y el público. Melodía, armonía, ritmo
y letras (opcional).

¿Por qué algunas personas dicen que a los chicos ya no les importa la música
rock? No es necesario acotar que los charts de Billboard y las estadísticas
demuestran que tienen razón al respecto. Por otro lado, ¿saben los chicos lo que
quieren y lo eligen libremente o simplemente consumen lo que está servido para
ellos, como menús de comida chatarra, algoritmos y el dólar del entretenimiento
justo ahí, en la forma de un anzuelo que los profesionales de la industria
diseñaron desde que Elvis sacudió sus caderas y las compañías y agentes
convirtieron el éxtasis de la música negra en un éxito blanco que perdura y
factura? Igual, seamos claros al respecto: nunca jamás subestimen a los chicos.
Puede que no sepan exactamente lo que quieran pero es su frescura e ingenuidad lo
que reacciona instintivamente ante lo que es diferente, nuevo y podría cambiar el
presente de la cultura popular.

Hasta acá, hemos sido testigos de la evidencia de que la música rock no está
resonando en un radio tan grande como podría hacerlo. Los chicos pueden notarlo
fácilmente. ¿No es obvio que los chicos ahora asocian la música de guitarra con
el gusto de sus padres y la generación de los 90’s llena de depresión y sonidos y
visiones densos-tensos y ruidosos? El propio Kurt Cobain lo puso en palabras,
encapsulando este argumento hace muchos años: “La angustia adolescente pagó bien,
ahora estoy aburrido y avejentado”; incluso, se sintió tan bien al respecto como
para vestir una remera hecha a mano con la leyenda “El Grunge está muerto” en
1993… En los 00’s, el indie rock de guitarras estuvo repleto de grupos que
amaron y fueron influenciados por Nirvana, pero principalmente por su lado Velvet
Underground, en vez de su costado Beatles. No es necesario mencionar esas bandas,
todavía siguen dando vueltas tocando y les va muy bien con un público nostálgico,
de rebeldes X que son parte hombres y mujeres corporativos de familia y parte
“Odio a Trump”, el auto-tune, tecno-políticos revolucionarios agresivos-pasivos
de las redes sociales. Y las entradas son caras, pero esa es otra cuestión.

¿Cómo prefieren conectarse a través de sus emociones? He aquí la cuestión.
NIRVANA fue una catarsis purificadora extraordinaria, pero una vez que te
encontrás vacío como en un abismo, entonces qué. Pregúntenle a cualquier chico,
adolescente, pre-adolescente, chica, trans, perro, loro, robot de inteligencia
artificial diseñado por tony stark, cómo preferiría experimentar su época:
¿Relajación o tensión? Alegría o rabia? ¿Ingenio + Humor o violencia?

La relajación es buena para la salud mental y física. Le da calma a la mente. Los
pensamientos son más claros. Los dolores crónicos son aliviados. Y lo más
importante, sobretodo si prestamos atención a las tristes pérdidas de los últimos
años, la relajación ayuda a combatir los desórdenes de ansiedad, la depresión,
los ataques de pánico y las tendencias suicidas. Esto es un paso adelante y
pueden sentir la vibración en la música. La tensión muscular no es buena para el
canto, salvo que quieran romperse la voz y preguntarse si Dave Grohl mismo
compartiría su camión lleno de strepsils y pastillas vocalzone con ustedes. No
estamos diciendo que es posible evitar la tensión completamente, simplemente
decimos que la relajación es más placentera y hace las cosas mejor para todos.

Felicidad. Jodida felicidad sin restricciones. Una vida, una chance, ¿correcto?
Está todo bien con la furia, puede ser justificada en determinados contextos,
políticamente o socialmente, pero ¿cuál es resultado de la furia? ¿Violencia?
¿Ira? Simplemente imagínense escuchando música como si no importara nada más. ¿No
preferirían estar bailando alegremente con sus amigos al compás de una canción
dinámica, que te levante, melódica, en vez de estar quejándose de las pálidas de
toda la vida en una cacofonía ruidosa de pesimismo? La vida ofrece muchas razones
para quejarse, sencillamente ocurre que un montón de bandas nuevas de
Norteamérica y el Reino Unido no saben qué duro es nacer y vivir en el 3er mundo,
formar un grupo, lidiar con la inflación, la pobreza, el Estado ausente y tratar
de ganarse la vida a partir de cualquier forma de arte, sobrevivir y seguir
adelante. Francamente, su sonido es el de los que se quejan de llenos y por el
hecho de quejarse en-sí mismo. En el plano intelectual, la crítica de sentido
común y los puntos de vista bien formulados son buenos para escuchar y
vincularse, pero cuando atravesamos situaciones difíciles a diario realmente no
necesitamos escuchar ningún híperpublicitado “genio con el alma torturada”
explicándonos qué se siente. ¿No sería mejor encontrarnos una voz con la que
podamos relacionarnos a fines de superar nuestros problemas, junto a toda la
diversidad de gente, sin distinción por sus orígenes y sentirnos al menos un poco
más optimistas respecto de la vida? Es en el ingenio, el humor y la diversión que
la gente se apoya para salir adelante cada día. Justamente sonreí en el estilo de
Charles Chaplin y hacé que tus hermanas y hermanos se sientan un poco mejor en
compañía tuya. Cuando pertenecés a una minoría de gente privilegiada que vive de
una manera mucho más cómoda que el resto del mundo, acordate de The Clash, la
fuerza de voluntad y la empatía. Alimento para el pensamiento. ¿No?

Todo lo mencionado con anterioridad, los chicos lo escuchan en la música. ¿Pueden
realmente notar la diferencia entre Tupac y Kanye West? ¿Michael Jackson y Justin
Bieber? ¿Lou Reed y Alex Turner? ¿Conocen la historia de la música y sus géneros?
No hace a Kanye o Justin mejores, si lo supieran. La verdad es que no importa. Lo
que les importa a ellos es lo que les ofrecen. ¿Por qué creen que el Hip-Hop, el
Reggaetón, el Trap, el R&B y el Pop más grasa están de moda hoy? Apenas porque su
ropa vintage no es tan obvia como la del rock de los 90’s y el Indie. Sin
embargo, esto no va a durar mucho: los mismos sonidos, los mismos productores Y
los mismos equipos de compositores… !!! Esta es una época en la que la música
es atemporal debido a la internet. La gente solamente envejece cuando pierde la
curiosidad. Si un chico es curioso, cualquier artista será nuevo para él. Los
artistas, productores musicales, dueños de compañías, agentes de A&R y
periodistas simplemente necesitan alimentar su hambrienta imaginación. Seamos
creativos. El pensamiento positivo y las buenas vibraciones no son un mecanismo
de defensa para no reconocer el lado negativo de la vida: por el contrario, son
tan sólo una manera de abordar los altibajos de esta era, una forma de
convertirlos en algo diferente, nuevo -después de todo, es el esfuerzo por actuar
lo que implica coraje, riesgo y determinación.

Esta época verá el surgimiento de una nueva generación de músicos que construirá
la banda de sonido que desconcierte a los viejos. Dejen que los chicos tengan su
voz y voto sin imponerles ningún tipo de idea preconcebida, sea historia,
geografía, lenguaje, sexo, etnia, credo, estadísticas, rankings, moda, dinero o
esnobismo. Que la libertad animada e inigualable sea ESE sentimiento musical.

“La Retroalimentación los convoca, hermanas y hermanos.”

#TheOtherness #FeelTheSoulTour

  • 29/6. 93 Feet East (London)
  • 30/6. Mancunia Presents (Manchester)
  • 1/7. Mancunia Presents (Manchester)
  • 3/7. The Horns (Watford)
  • 6/7. Music Lounge (Stockton on-tees)
  • 7/7. St. Moritz Club (London)
  • 11/7. The Cavern Club (Exeter)
  • 12/7. Palladium Club (Bideford)
  • 13/7. The Dublin Castle (London)
  • 14/7. The Pier (Ilfracombe)
  • 15/7. The Acoustic Couch (Bracknell)
  • 19/7. Frog & Parrot (Sheffield)
  • 21/7. Tramlines (Sheffield)
  • 27/7. Gnasteiner’s (Lauenburg)
  • 28/7. BaRRock (Hamburg)
  • 2/8. Bombig (Augsburg)
  • 3/8. N8stallung (Augsburg)
  • 6/8. The Waterhole (Amsterdam)
  • 10/8. Rock Cave (Amsterdam)
  • 17/8 Ølluminati, Viborg
  • 18/8. F+K (Hamburg)
  • 23/8. Hafenbahnhof (Hamburg)
  • 25/8. The Waterloo (Blackpool)
  • 28/8. The Blue Moon (Cambridge)
  • 30/8. Roadtrip & The Workshop (London)
  • 31/8. The Holly Bush (Cradley Heath)
  • 1/9. Black Market VIP (Hastings)
Advertisements

The Soundtrack to Baffle the Oldies

We do agree on the fact that people all over the globe are entangled in a daily life of concerns and stress. Of course we also agree on the fact that no one needs a rock and roll band to save the world. Anyway, when it comes to music some certain things cannot be ignored.

Music has always mirrored society: violence, greed, injustice, superficiality; love, beauty, peace, empathy, trascendence, meaning. In the end, these are the expression of a matter that is merely energy condensed to a dynamic vibration. One we are experiencing subjectively among the sum of consciousness that interacts in Being – just like music, artists, industry and audiences. Melody, harmony, rhythm and lyrics (optional).

Why do some people say that kids don’t care about rock music anymore? Needless to say that Billboard charts and stats prove them to be right about it. On the other hand, do kids know what they want and freely choose it or do they just consume what’s served to them, like fast food menus, algorithms and the entertainment dollar right there in the shape of a hook the industry pros designed since Elvis shook his hips and companies and agents turned black music ecstasy into a white profitable enduring success? Let’s be clear about this: Never ever underestimate kids. They may not know exactly what they want but it is their freshness and naivety that instinctively react to that which is different, new and might change the present life of pop culture.

So far we have witnessed proof of the fact that rock music is not resonating in as big a radius as it could. Kids can easily notice it. Isn’t it obvious that kids now associate guitar music with the likes of their dads and the 90s generation filled with depressing, loud, dense-tense vision and sounds? Kurt Cobain himself put it down in words, encapsulating this very point many years ago: “Teenage angst has paid off well, now I’m bored and old” and he also felt cool enough to wear a “Grunge is Dead” 1993 handmade t-shirt… In the 00s, indie rock guitar music was scattered with bands who loved and were influenced by Nirvana, but mainly by their Velvet Underground side instead of The Beatles’ one. There is no need to mention those bands, they are still around and doing well enough for nostalgic people, and X rebels part-time corporative family men and women, part-time “I hate Trump”, auto-tune, social media passive-agressive revolutionary techno-politicians. And the tickets are expensive… but that’s another question.

How do you prefer to connect through your emotions? Here’s the thing. NIRVANA was an extraordinary purifying catharsis, but once we are empty like a void, then what? Ask any kid, teen, tween, boy, girl, trans, dog, parrot, artificial intelligence tony stark  made robot how they would prefer to experience their time: Relaxation or tension? Joy or rage? Wit + humour or violence? 

Relaxation is good for the body and mental health. It calms the mind. Thoughts are clearer. Chronic pain is alleviated. And most importantly, if we just pay attention to the saddening losses over the last few years, relaxation helps battle anxiety disorders, depression, panic attacks and suicidal tendencies. That’s a step forward and you can feel the vibe in the music. Muscle tension is no good for singing, unless you’d like to blow your voice up and wonder if Dave Grohl himself might share his bus load of strepsils and vocalzone pills with you. We are not saying that it is possible to fully avoid tension; we merely say that relaxation is more pleasant and make things better for all.

Joy. Fucking unfettered joy. One life, one go, right? It’s all good with raging, it might be fair in a certain context, politically or socially, but what is the outcome of rage? Violence? Anger? Just picture yourself listening to music as if nothing else matters. Wouldn’t you prefer to be dancing happily with your friends to a melodic, uplifting, dynamic tune rather than whining about all-time lows in cacophonic downbeat noise? Life offers plenty of reasons to complain, it just happens that a lot of of new American and UK rock bands don’t know how hard it is to be born and live in the 3rd world, start a band, deal with inflation, poverty, the absent state and try to make a living on any art form, survive and move on. Frankly, their sound is the one of the belly-ached who like to complain for the sake of it. On the intellectual level, common-sense criticism and well-crafted points of views are pleasant to hear and link to, but when you go through hard times on a daily basis you don’t really need any hyped “tortured-soul genius” explaining to you how it feels, do you? Wouldn’t it be nice to find a voice you can relate to in order to overcome your problems and get together with all the different people irrespective of their background and feel at least a little optimistic towards life? It is wit, humour and fun people rely on to carry on each day. Just fucking smile in Charles Chaplin’s way and make your sisters and brothers feel a bit better in your companion. When you belong to a privileged minority of people in particular that lives in a much more comfortable way than the rest of the world, remember The Clash, will power and empathy. Food for thought, isn’t it?
All of the above-mentioned stuff kids hear in the music. Can they really tell the difference between Tupac and Kanye West? Michael Jackson and Justin Bieber? Lou Reed and Alex Turner? Do they know the history of music and genres? It does not make Kanye or Justin any better or worse if they knew. Truth is, it does not matter. What matters to them is what is offered to them. Why do you think Hip-Hop, R&B and cheesy Pop are trendy now? Just because their vintage clothes aren’t as obvious as 90’s-Indie rock are. It won’t last much, though: same sounds, same producers AND same team of songwriters! This is an age in which music is timeless because of the internet. People only get old when they lose their curiosity. If a kid is curious, any artist will be new to him. Artists, music producers, company owners, A&Rs and journalists just need to feed their starving imagination. Be creative. Positive thinking and good vibes are no coping mechanism to deny the negative side of life; on the contrary, they are simply a way to tackle the ups and downs of this age, a way to turn them into something different, something new – after all, it is the attempt to act that implies courage, risk and determination. This age will see a new generation of musicians that build the soundtrack to baffle the oldies. Just let the kids have their say without imposing any preconceived ideas based on history, geography, language, sex, creed, statistics, charts, fashion, money or snobism. May high-spirited, unrivalled freedom be THAT music feeling.
#TheOtherness

ALWAYS BE ORIGINAL

the otherness plaza (1)

El Blog de USA “Always Be Original” eligió a The Otherness como Artista Destacado del Mes: http://alwaysbeog.com/artist-spotlight-the-otherness/

Les compartimos la traducción del artículo.

THE OTHERNESS son un grupo joven de rock-pop-soul  surgido en Argentina.

Martín, Gonzalo, Agustín y Pablo comenzaron a tocar juntos hacia fines del 2009. Han salido de gira por los circuitos underground de Europa y América del Sur y ahora acaban de publicar su álbum debut homónimo “The Otherness”.

Provenientes de La Patagonia, su nombre es el apropiado. ¿Por qué? En una inversión de lo que fue la “invasión Británica”, en la que bandas como The Rolling Stones y The Beatles iluminaron a Norteamérica en las raíces bluseras del Rock & Roll, The Otherness va de gira infatigablemente por el Reino Unido, llevando su propia receta casera de música marca “other” a su fuente, con un mensaje claro.”Otherness” (Otredad) significa “la cualidad de ser diferente”. Nadie nunca eligió su nacionalidad, lengua madre ni identidad sexual, en principio. Por lo tanto, “The Otherness” significa una libertad total para inventarse a uno mismo y esa expresión trasciende el mandato social.

En los pocos años que llevan tocando juntos, han afilado un estilo muy claro y competente de canciones cortas, dulces y con garra, que usualmente no exceden los 3 minutos. Los primeros singles. “Move On”, “Come On” y recientemente, “Baby, there’s more than that” llamaron la atención del presentador radial de BBC 6 Music, Chris Hawkins, mientras la banda cuenta con el apoyo del periodista inglés de música, John Robb, jefe de “Louder Than War” (Manchester) y galardonado “Indie Champion” por la Asociación de Música Independiente del Reino Unido.

The Otherness van a girar por Reino Unido y Europa (Alemania y Holanda) entre Junio y Septiembre de 2018 con el fin de promover la protección, mejora y proliferación de la música de base popular y los espacios donde es interpretada, en todo el mundo.

“Comodoro es Mundial”

the otherness revista dom

THE OTHERNESS AL FRENTE -Rock Patagónico en Europa.

por Flor Nieto Fotos: Valeriy Hnatenko  Julieta Bugacoff

La cuarta gira de The Otherness fue declarada de interés cultural por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de la Argentina. Y, aunque no sea un dato menor, es anecdótico. La banda de Rock & Roll hace sus propias reglas, rompe barreras y, una vez más, llega muy lejos.

Lo dicen con orgullo, son una banda patagónica. Martín y Gonzalo de Comodoro, Pablo Gaggioni de Río Grande y Agustín Damer de El Calafate. Con su sonido, reivindican las raíces del Rock & Roll y con su filosofía, la noción contemporánea -histórica para los despiertos- de que las cosas tienen que cambiar. Después de años de singles y novedades non stop, lanzaron The Otherness, su primer disco. A punto de realizar una nueva gira por Inglaterra y Alemania, charlamos con ellos.

album promo instagram

  • ¿Qué significa The Otherness? ¿Cómo nació la banda? 

THE OTHERNESS significa “La Otredad”, que es la cualidad de ser OTRO. Eso trasciende el mandato social y es libertad pura. Nadie eligió dónde nacer, cómo llamarse, su sexo o su lengua materna, por lo que puede crearse a sí mismo sin tener que rendirle cuentas a nada ni nadie, menos a un sistema social y sus instituciones.

El descubrimiento de la visión del mundo y las inquietudes de un “otro” distinto al “yo” es poder ponerse en su lugar, alternando la propia perspectiva con las ajenas. Para ilustrarlo con simpleza: ¿qué pasa cuando un ario gay se enamora de un negro trans? ¿Qué pasa cuando una mujer lesbiana de Arabia Saudita quiere ver los labios de la chica que le gusta sin el velo? ¿Qué pasa cuando sos fanático de Boca y tú mejor amigo es hincha de River?

La otredad es una buena muestra de interés por comprenderse pese a las diferencias, principalmente lo que afecta a las minorías y a los que no tienen voz o poder para ser escuchados. La empatía es la espina dorsal de los valores de la otredad, por eso uno fomenta el diálogo y las vías de paz ante cualquier posible conflicto. También el humor y la diversión, en la raíz de la diversidad, están muy presentes en todo lo que hacemos.

the otherness romaphonic.jpg

La banda nació como una plataforma para decir todo esto a través de la música, que es el lenguaje universal por excelencia y el arte que amamos con todo nuestro corazón. Con Gonza empezamos  a tocar juntos y escuchar mucha música desde la infancia, él mostró un talento precoz para varios instrumentos ya desde niño y cuando entramos en la adolescencia la composición de canciones fue un paso natural que también dimos juntos. Nos costó bastante encontrar un baterista para la banda, hasta que Pablo se sumó a finales de 2009 y finalmente debutamos como “The Otherness” en el Club Rockero de Paraguay (Asunción). Luego, tocamos bastante en Buenos Aires, pero surgimos en el auge de la época post-Cromagnon por lo que era complicado tener muchos shows ya que habían cerrado muchísimos lugares. Eso también en cierto modo contribuyó a que tuviéramos que expandir nuestros horizontes.  A fines del 2017 se sumó Agustín Damer en guitarra y ahora somos una banda 100% de La Patagonia, porque Pablo es de Río Grande y Agustín de Calafate.

THE OTHERNESS es elegir, no dar excusas, estar motivado, nunca manipulado; ser útil, nunca usado; libre, sobresaliendo, nunca controlado ni compitiendo; auto-estima en vez de auto-compasión; y  escuchar nuestra voz sin desconsiderar las voces de los otros, porque también eso es parte de lo que somos.

  • ¿Cómo fue crecer en Comodoro Rivadavia? ¿Nos cuentan sus anécdotas favoritas?

Crecer en Comodoro Rivadavia fue muy hermoso porque tuvimos la suerte de contar con una familia muy cariñosa y humilde que nos permitió crecer y expresarnos libremente, que siempre nos apoyó para disponer de nuestro tiempo y cultivar nuestra imaginación y formarnos, desarrollar nuestra curiosidad y hacer lo que nos hace felices. Eso fue fundamental, porque en cierto modo nos permitió hacer nuestro propio camino pese a los altibajos inevitables de la presión y el mandato social. Crecimos en el barrio 9 de Julio, luego vivimos en el centro, en la calle Rawson, y luego nos fuimos a vivir a San Telmo, en Buenos Aires. Hay muchas anécdotas de Comodoro, sobre Comodoro o por Comodoro. Nosotros nunca renunciamos a nuestros orígenes, ni siquiera cuando la banda fue asociada a Buenos Aires o el extranjero. En Comodoro Rivadavia descubrimos nuestro amor por la música y hemos hecho muchas locuras por ese amor. Lo más pillo fue haber encontrado un modo de reemplazar los CD’s nuevos que venían editados en cajas de cartón y poder cambiarlos por otros viejos que también encajaban perfectamente en esos stands que tenía una disquería de la ciudad que ya cerró hace varios años. (risas)

the otherness home.jpg

  • ¿Dónde está la vanguardia del Rock? ¿Qué representa The Otherness en la escena internacional?

La vanguardia en el ROCK está en la composición de canciones y la visión artística –los valores humanos que proyecta. Eso no se puede comprar ni clonar. El sonido de los discos puede ser más o menos original, pero la calidad también está determinada por el dinero, por el presupuesto de grabación o el equipamiento del estudio. ¿No les sorprende lo idéntico que suenan los artistas de hip-hop o reggaetón que encabezan las listas? ¿O la mayoría de los artistas pop o de rock ya consagrados? Bueno, eso se llama “hípernormalización” y obedece fundamentalmente a reglas comerciales alimentadas por el avance de las tecnologías de la comunicación –internet, redes sociales-, en detrimento de la originalidad o el arte en sí mismo. El público está consumiendo y recibiendo de la industria discográfica y del entretenimiento lo que de ante mano ya se sabe que quiere o le gusta, debido a los algoritmos que usan plataformas como Spotify y Facebook. Gonza en una entrevista que hicimos hace poco con la revista ROCK SALTA fue bien claro al respecto: “¿Cómo podés desarrollar tú curiosidad original por la música cuando estás teniendo una invasión de sugerencias que está sesgando tu capacidad de elección?…  Ésta industria está pensada para pagarle a desarrolladores de software, no para pagarle a los músicos.”

Por supuesto, no estamos en contra de la comercialización de la música. La necesitamos para poder seguir haciendo lo que hacemos y vivir el día a día. Los artistas vivos no pueden ser hologramas que llenen bares, clubes o estadios, que se alimentan de la molécula de oxígeno y no pagan el ABL…  De todos modos, cualquiera de nosotros puede tener el coraje de hacer algo propio, genuino y auténtico, que no necesita adaptarse a las tendencias y modas, o las reglas y “humor” del mercado. Y vivir con eso, a sabiendas de lo difícil que es. The Otherness representa esto último: ser tú visión artística del mundo.

  • ¿Qué significa el Rock And Roll? 

El ROCK & ROLL significa lo que vos quieras, siempre y cuando sea genuino y apasionado.

  • Últimamente la palabra Rock se utiliza como adjetivo y se aplica a todo: a la moda, a la gastronomía, a la arquitectura ¿Qué opinan? ¿Qué es y qué no es Rock? 

Esa es una manera un poco superficial de servirse del Rock, que no tiene nada de malo. Es algo inofensivo realmente. La cultura rock es muy presumida y tiene cierta solemnidad que le atribuye una importancia exagerada a lo que produce que, sencillamente, no es tal. Ese es un defecto feo. Muchos se creen más interesantes o más cultos por escuchar música rock y en verdad, eso significa algo pero no significa todo; y si encima les dificulta entenderse con la gente que no consume rock,  ES UN BAJÓN. Por supuesto, hubo y hay grandes artistas en la historia de la música rock que contribuyeron a la evolución social y supieron descubrir nociones que la gente antes no tenía. Sin embargo,  el rock no es neurociencia ni tampoco va a erradicar el hambre del planeta o derrocar el sistema financiero actual para que la distribución de la riqueza sea justa. ¿Se entiende? El ROCK es libertad, desafío y combatir la corrupción. Es una herramienta para el entretenimiento que puede ser educativa también. Para nosotros es una filosofía de vida, por lo que hacemos, lo creamos de acuerdo a lo que pensamos. Por supuesto, vender jeans, zapatillas, perfumes y hamburguesas carísimas en el Hard Rock Café no es rock…

  • ¿Qué aprendieron en su primera gira por Inglaterra? ¿Y en la segunda?

En la primera gira por Inglaterra aprendimos qué es ir de gira tan lejos de tú país. En la segunda aprendimos a ir de gira mejor organizados. En la tercera, aprendimos que aún teníamos mucho que aprender. Y ahora, en la cuarta, esperamos seguir aprendiendo.

The Otherness Album Cover 3000 3000

  • ¿Qué simboliza The Otherness, su primer disco? ¿Qué mensaje transmite?

Este disco simboliza nuestro origen. Las raíces del árbol y la tierra. Una chica joven mirando de frente. Empezar desde el principio. En lo musical, es nuestro primer álbum y condensa todos los géneros que aprendimos a tocar: rock, pop, soul, rock & roll, rockabilly, R&B, swing y post-punk. La música es interpretada como realmente la tocamos en vivo, sirviéndonos de nuestros instrumentos y nuestras voces. Nada más. Defiende y promueve la música de base popular  (grassroots music). Queremos dar a entender que hay que cuidar las plataformas donde se expresan y surgen los artistas jóvenes y nuevos, porque nadie empieza tocando en el Luna Park y producido por una multinacional. Estos últimos años, en varias capitales musicales del mundo como Londres y New York, se han cerrado clubes pequeños que son fundamentales para el surgimiento y el desarrollo de los artistas emergentes. Con The Otherness queremos que se tome consciencia de la importancia de estos lugares y de los jóvenes artistas emergentes, porque son claves para el futuro y la evolución de la música.

Volviendo a nuestro álbum, las canciones transmiten un mensaje claro de libertad, feminismo sin ponderación de género, diversión, empatía y amor definitivo por la música.

  • La gira de The Otherness por Reino Unido y Alemania fue declarada de interés cultural por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Argentina ¿Cómo sucedió? 

Se dieron cuenta que tiene valor cultural, y que requiere valor, ser del profundo sur del mundo y viajar tan lejos, de forma independiente y auto-gestionada, para proyectar una visión artística que está poniendo el acento en la música de base popular y en los artistas emergentes de todo el mundo, fomentando la cooperación cultural bilateral entre Argentina y los demás países. En lo práctico, un subte hasta la Cancillería – ahí cerquita de la Plaza San Martín, donde termina la peatonal de calle Florida y se ve el barrio de Retiro-, anunciarse en la recepción presentando el DNI, subir hasta el piso 10 y presentar la carta de apoyo que recibimos de Un-Convention (Manchester) que describía la gira, sus razones y los lugares dónde vamos a tocar. Luego, esperar que te manden el certificado oficial y sellado por correo electrónico, para que lo imprimas vos mismo y así puedas presentarlo a distintas entidades que si quieren pueden ayudarte con la materialización del proyecto.

  • ¿Cuáles son las claves para sostener una banda independiente? 

Amor incondicional por la música, saber bien lo que uno quiere, compañerismo, voluntad, dedicación y una mentalidad muy fuerte para no sucumbir a los altibajos que produce el mandato social en la vida corriente.

  • ¿Qué le aconsejarían a los músicos locales?

Que hagan lo que sientan que tienen que hacer, con convicción. No hay límites, ni geográficos, ni materiales, ni culturales que sean una barrera definitiva salvo que tú mentalidad les otorgue ese poder condicionante. Hoy en día, ser un músico de Comodoro Rivadavia es ser un músico que tiene la posibilidad de llegarle a cualquier persona  de todo el mundo y conmoverla. Es así para todos los músicos vivos del planeta en este momento. Hay que hacerse cargo de eso, porque es hermoso.

Martin y Gonzalo

the otherness plaza (1)

  • Ante la gira, afirman: “Comodoro Rivadavia es Mundial” ¿Por qué?

Porque si The Otherness pudo salir de la ciudad y llegar a tocar en otros países del mundo, todos pueden hacerlo.

  • ¿Qué tiene The Otherness de Comodoro? 

El viento, porque es una fuerza libre y en movimiento.

“Nos gustaría destacar que si hay gente que se involucra y se compromete con el desarrollo cultural de los artistas de cada pueblo o ciudad, con el cuidado y la proliferación de los espacios donde la cultura está viva, pasan cosas reales y valiosas. Sin las acciones de las personas, de cada uno de nosotros, no pasa nada de nada en nada” dicen. La gira de The Otherness se aproxima. Ellos se preparan. Hacen música y ahora, hacen historia.

 

*¡SEGUÍ LA GIRA DE THE OTHERNESS!

Facebook: The Otherness

Twitter: @Otherness

Instagram: @the_otherness

Spotify: The Otherness

 

22 de Abril de 2018, DOM REVISTA (Comodoro Rivadavia).

 

EN RADIO: ENCENDIDOS

enciendan los parlantes the otherness

Estuvimos haciendo radio junto a Cucho y El Francés de los Auténticos Decadentes. La pasamos genial. Charlamos por teléfono con nuestra amiga Stephie Nuttal de Manchester (baterista de SUMO), anunciamos nuestra gira, presentamos el álbum debut de la banda y tocamos en vivo, versiones acústicas de “Give That Face Back To The Dog”, “Your Carnival”, She Feels The Soul” y un cover de Wilson Pickett que se llama “Land of 1000 Dances”.

En este link pueden escucharlo, como dicen ellos: “TE VAS A DIVERTIR”: The Otherness en Radio Nacional, “Enciendan los Parlantes”

#NiUnaMenos & #MeToo

EL ROCK TIENE DEMASIADO OLOR A HUEVO

She Feels The Soul 

*por Martín y Gonzalo.

La música se siente y redime, une y potencia. La incomunicabilidad es la fuente de toda violencia, física, psicológica y sexual. Y la violencia, sea cual sea la manera en que se manifieste, es un rotundo fracaso. El molde retrógrado del rock misógino va quedando atrás. El sexismo de la cultura rock huele rancio y nuevas expresiones lo están desplazando. Los músicos abusivos son denunciados y ya nadie volverá a callar al respecto. Es una cuestión de mentalidad generacional. ¿No es así, Pergolini? ¿Pettinato? ¡Saltó la Banca!

Y por otro lado, todos merecemos un espacio libre para disfrutar de los shows sin ser golpeados, ni sentirnos asfixiados por la prepotencia del mono macho del pogo cuya animalidad no te permite bailar sin recibir un codazo. Esto es música, no es fútbol ni rugby. No somos barrabravas. ¡HOLA, FANS DEL AGUANTE!

Tampoco nos gustaría contar los billetes en nuestra residencia sabiendo lo mal que la puede pasar nuestro público, haciendo demasiados esfuerzos para conseguir un ticket, apenas vernos, escucharnos mal y no saber si va a poder volver tranquilo a su casa. ¡HOLA, PRODUCTORES IRRESPONSABLES Y CODICIOSOS! ¿No es así, Indio Solari?

La cuestión acá no es la masividad vs lo elitista, lo popular vs lo vanguardista,  o cualquier diferenciación. Acá la cuestión es sobre el respeto y que todos la pasen bien. Tenerlo en cuenta. Nadie está diciendo “vayan armados con desodorante y granadas de estrógenos, si las lanzan antes del estribillo, los mandriles cis vuelven a su posición fetal y dejan de gritar para que puedan escuchar al cantante y los arreglos de la música”. No, pero las cosas están cambiando. Ellas lo sienten. Nosotros también.

PD. No pongan más entre los géneros musicales “femenino”, los “géneros” son el tipo de música, no quién lo interpreta.

Escuchá SHE FEELS THE SOUL en Spotify 

The Otherness Album Cover 3000 3000

Feel the music: it redeems, unites and empowers. The incommunicability is the source of all violence, be it physical, psychological and/or sexual. And violence, no matter how it manifests itself, is a resounding failure. The retrograde mold of misogynist rock is falling apart. The sexism of rock culture smells stale and new expressions are displacing it. The abusive musicians are denounced and nobody will be silent about it again. It is a matter of generational mentality.

On the other hand, we all deserve a free space to enjoy the shows without being beaten, or feel asphyxiated by the prepotency of the male monkey of the pogo whose animality does not allow you to dance without receiving a nudge. This is music, it’s not soccer or rugby. We are not hooligans.

We would not like either to be counting out the money at our residence while knowing that fans had a bad time at the gig after they made too many efforts to get a ticket, just to see the band in a precarious way with crappy sound and not knowing if they will be able to return home safely.

The question here is not massiveness vs elitism, pop vs avant-garde or whatever differentiation. Here the question is about respect and everybody having a good time. Keep it in mind. No one is saying “go armed with deodorant and estrogen grenades, if you throw them before the refrain comes in, the cis mandrills will return to their fetal position and will stop yelling so every single one in the audience can hear the singer and the arrangements of the music.” NO, but things are changing. They feel it. We feel it too.

PS. When it comes to music, women are a gender not a genre!

Listen to SHE FEELS THE SOUL on SPOTIFY

RESEÑA: RGM (UK)

The Otherness Album Cover 3000 3000

REYT GOOD MAGAZINE (UK) *leer ACÁ la nota original.

¿Se acuerdan cuando se enamoraron del Rock & Roll? Digo, en el sentido más puro de la frase. No estoy hablando de su gula de Tántalo, la pantomima del cobro te-meten-la- mano-en-el-bolsillo en efectivo de los últimos días de los Rolling Stones- no, yo estoy hablando de Rock & Roll. La embriagadora carrera de la libertad, la alegría imparable de la juventud; la libertad imprudente, desorbitada y de ojos muy abiertos para que seas vos mismo, que fue gritada en voz alta por Little Richard, que evolucionó a través de la contracultura, el Glam y el Punk, y ha pasado los últimos 10-20 años muriendo lentamente, una muerte humillante patrocinada por las corporaciones. Little Richard es un evangelista homofóbico, tus héroes venden seguros y manteca, y los poetas que hicieron que todos tus senderos valgan la pena ahora son islamofóbicos guardados en el armario que apoyan al UKIP. Si no supieras un poco más de las cosas, pensarías que toda esperanza está perdida.

Por supuesto, todos sabemos un poco más que eso. Como dijo Orwell, hay esperanza en las proles, y el underground no es nada si no es el lugar para que las proles prosperen. Aquí yacen la pasión, la innovación, la excitación, la furia, la lujuria, la rabia, el sexo, la felicidad, el odio, el miedo, el éxtasis y todo ese hermoso y humano lío. Es en el underground (al menos en el Reino Unido) donde encontramos a los argentinos de The Otherness, y su reciente álbum debut homónimo.

Decir que The Otherness muestran sus influencias a flor de piel es un eufemismo absurdo. La banda bien podría llevarlas tatuadas en la frente. Sin embargo, están muy lejos de ser un pastiche tibio. Estas influencias –los primeros Beatles, The Polecats, Ramones, Fats Domino, The Shadows –parecen perfectamente lógicas y nada especiales como compañeros de cama, pero no lo son. El espíritu furioso de The Ramones y The Stooges burbujea debajo de una chapa impecable de pop de los años 60, Doo-Wop, Rockabilly y Surf. Es una combinación intoxicante, una que no debería funcionar, pero lo hace enfáticamente.

‘The Otherness’ vibra con una energía que es a la vez jocosa y salvaje. Comenzamos con una doble sacudida de cadera desenfrenada que estremece, en la forma del track de apertura ‘Feedback Calling’ y su sucesor ‘She Feels the Soul’. ‘Feedback Calling’ es en parte ‘Got to Get You into My Life’, y en parte Del Shannon, con una estructura contagiosa de stop y start en la estrofa, reforzadas por armonías en staccato que crean un delicioso intercambio con la voz principal. Esto lleva a un dulce y soleado estribillo de guitarra pop que entra en un estado de efervescencia de la alegría. En 2 minutos y 13 segundos es bellamente sucinta, una canción sobre la esperanza que capta la emoción con jadeante facilidad.

‘She Feels the Soul” irrumpe cobrando vida luego con una introducción de funk fresca y atrevida que no estaría fuera de lugar en ‘Innervisions’ de Stevie Wonder, antes de transformarse sin problema alguno en un fondo blanco de Rockabilly. Esta no es una transición que haya escuchado alguna vez antes; es emocionante ver estos estilos aparentemente incompatibles ser intercalados con tanto éxito. El resto de la canción es una pieza increíblemente representada de Rockabilly. Blusera e impregnada de puñaladas de falsetto al estilo de Little Richard y desquiciados solos de guitarra de Rock & Roll a la manera de Scotty Moore, es instantáneamente familiar y, a la vez, sediciosamente impredecible.

‘Isn’t it Amusing? (Yeah, Yeah) es la siguiente. La canción estalla de vida con un arreglo sorprendentemente intrincado y un empuje mordaz. Las armonías vocales son una gran parte del modus operandi de The Otherness y en este caso llevan la canción, acentuando sutilmente los puntos más finos de la voz principal, que es espectacular en su rango. Esas armonías se mezclan con un riff  de guitarra repleto de Surf que se arremolina sobre la trepidante y frenética guitarra rítmica, que es el corazón palpitante de la canción.

El ritmo del álbum nunca afloja, con ‘Selfie’ y ‘Your Carnival’ continuando la estética angular de Surf-y-armonías vocales que ha sido desarrollada. En este punto, sin embargo, las cosas están empezando a ponerse un poco símiles, con el brillo del ritmo vertiginoso de ‘The Otherness’ que comienza a desaparecer. ‘Go and Get Her’ llega en el momento justo; el álbum, aunque no exactamente decaído, necesita una sacudida de variedad.

Recordando ‘Just Like a Woman’ de Bob Dylan y ‘Hallelujah’, la original de Leonard Cohen, ‘Go and Get Her’ es un sanguíneo y suntuoso punto alto del álbum, de nuevo, marcado por armonías de barbería deliciosamente incongruentes.

album promo instagram

Pasamos a la segunda mitad del álbum y ninguna canción ha superado la marca de los tres minutos. Una gran parte de la atracción de ‘The Otherness’ es que la banda por su cuenta logra pintar cuadros muy vívidos en muy poco tiempo. Incorporando elementos del Afro-Pop, el Soul y el Indie Rock más directo, junto a las influencias antes mencionadas, este álbum está lejos de ser una celebración superficial de lo retro.

En ‘The Roundabout’ abunda una sensación de melancolía desesperada, yuxtapuesta en contra de un altísimo primer plano de Indie Pop brillante y reluciente. ‘Baby, There’s More Than That’ aúlla con delirio, parte Jerry Lee Lewis, parte ZZ Top. Estas son influencias y emociones que no deberían funcionar juntas, pero florecen en las manos de The Otherness.

El álbum, sin embargo, tiene sus puntos bajos. ‘I Bet He Knows’ es por regla un tributo a los Beatles que podría haber sido sacado de la papelera de descartes de John Lennon en 1964. Y hacia el final, el álbum se asienta en un groove  de canciones directas de Rockabilly como ‘Bit of Fun’ y ‘Now on and so on’, que transcurren en los 2 minutos asignados sin ofrecer realmente nada emocionante o muy interesante.

Con todo, el álbum se pone de pie de nuevo con la poderosa ‘Give That Face Back to the Dog”, una estridente celebración rockera del cencerro con un brillante gancho en el estribillo. ‘You Can Turn Me On” cierra el álbum con otra demostración de cuánto puede hacer la banda en 2 minutos y medio. Cambiando súbitamente entre baterías funk, guitarras de jazz, armonías vocales a máquina, distintivos cambios de tiempo, palmas y esas confiables y añejas guitarras de surf, todo mantenido con absoluta firmeza y coherencia, es una asombrosa muestra de un estilo de composición muy imaginativo.

Este álbum es una celebración beatífica de todo lo que está bueno en el Rock & Roll: felicidad sin restricciones, libertad, diversión despojada y sin prejuicio de todo lo que uno ama. ‘The Otherness’ es un álbum desafiante, de habilidad deslumbrante, una que, si bien no es perfecta, es el sonido de una banda creando música que es diez veces la suma de sus partes. Sus héroes pueden haberlos defraudado, pero con bandas como éstas emergiendo, el futuro está en buenas manos. A veces puede que no lo parezca, ¡pero será mejor que así lo crean!

ESCUCHÁ ‘THE OTHERNESS’ en SPOTIFY ACÁ.